Ventajas e inconvenientes de la IV y V gama en el sector HORECA

El término IV gama se aplica a los productos vegetales (frutas y verduras) frescos, sin tratamiento térmico, preparados y libres de cualquier parte no comestible, lavados y envasados, que pueden haber sido troceados, cortados o tratados mediante cualquier otra operación relativa a su integridad física, preparados para el consumo humano.

El término V gama se aplica a platos de última generación, preparados y envasados sometidos a procesos de higienización que aseguran la salubridad y la seguridad en el consumo y el mantenimiento de todas las cualidades organolépticas originales. En esta gama se incluyen platos cotidianos o sofisticados que pueden ser utilizados directamente o como ingredientes de la llamada cocina de ensamblaje, en la que se utilizan como base de preparaciones más creativas.

La comercialización de frutas y verduras de IV y V gama está teniendo una penetración en el sector HORECA que aumenta a un ritmo de entre un 5% y un 6% anual.

Este hecho provoca un debate sobre la entrada de este tipo de productos en el sector.

El futuro apunta hacia una penetración más grande de la IV y V gama si los costes sociales y ambientales que generan no se incorporan al precio de venta.

Posiblemente estos costes tenderán a crecer y se irán incorporando al precio final. No obstante es importante que las direcciones y los cocineros tengan muy presentes las ventajas e inconvenientes de trabajar con productos de IV y V gama.

IV y V gama en el sector HORECA